Inicio » La nieve no es blanca y más cosas así

La nieve no es blanca y más cosas así

Definitivamente, ha llegado el frío. Y lo que más nos gusta del invierno es la nieve. Pero, ¡nos acabamos de enterar de que la nieve no es blanca!

En este post os vamos a contar algunas curiosidades de este fenómeno meteorológico que tanto nos gusta:

  1. Lo primero, contaros que la nieve es una precipitación de pequeños cristales de hielo. Estos cristales se forman de la congelación de partículas de agua en suspensión en la atmósfera. En función de la temperatura, tenemos granizo o nieve.
  2. Cada copo de nieve es único. No hay dos iguales, pero los copos de nieve siempre tienen seis lados.
  3. Como deciamos antes, la nieve no es blanca. En realidad, la nieve es transparente o incolora, pero visualmente nos parece blanca por la incidencia de la luz solar (y lunar) sobre la superficie de los copos helados. Y es ahí, donde el ojo humano la percibe blanca. Aunque parezca increíble, hay ocasiones en las que podemos llegar a ver la nieve azul o incluso roja (especialmente cuando hay algas en su composición que le aportan este color).
  4. Aunque suene contradictorio, la nieve es un aislante contra el frío. Una nieve compacta contiene un 50% de aire. Este aire es el responsable de que la temperatura no pase de un lado al otro del manto de nieve o lo haga lentamente. Este es el principio básico de un iglú: el frío no se mete dentro y el calor no se escapa. Mientras que en terrenos árticos se alcanzan temperaturas exteriores de -40ºC, la gente dentro del iglú puede estar a 16ºC positivos. Esta también es la razón por la cual los pastos siguen verdes después de las largas nevadas.
  5. Cuando la nieve esta fría y el aire caliente ocurre lo que se conoce como cencellada blanca o cinarra. En pocas palabras, podemos decir que ocurre cuando la niebla se congela. Este fenómeno produce unos paisajes de flipar, como el de la foto de abajo.
  6. Cada invierno cae un cuatrillón (un 1 seguido de 24 ceros) de copos. Vamos, que nieva mogollón. Para que os hagáis una idea, el 50% de la superficie terrestre del hemisferio norte queda cubierta de nieve en el invierno.
  7. La nieve limpia refleja entre el 80% y el 90% de la luz solar recibida. Si la nieve está mojada o sucia reflejará menos (¡pero no olvidéis protegeros!).
Cencellada blanca. (Fuente:Wikipedia)

Esta última cualidad (la de reflejar la luz solar) nos recuerda la importancia de los glaciares. Cuanto más se derritan los glaciares, más energía absorberá la Tierra y esta más se calentará, haciendo que se derrita más hielo aún… El deshielo de los glaciares es uno de los efectos más visibles del cambio clímatico. Pero de eso, hablaremos otro día.

Si os apetece leer más curiosidades de este tipo echad un ojo a la sección de naturaleza, esperamos que os guste y abrigaos, ¡que menudo frío hace!

Fuentes:

https://www.esqui.com/es_ES/blog-esqui/145/sabias-que-curiosidades-de-la-nieve

https://www.lasprovincias.es/sociedad/datos-curiosos-sobre-20171129103024-nt.html

¡Compártelo!
nieve

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.